Porque una imagen vale más que mil palabras, pero la música las hace eternas