El juego de las sillas

el juego de las sillas

Desde el pasado 20 de diciembre, día de las Elecciones Generales nuestros políticos no han parado de jugar al juego de la silla. He decir que no soy nada original con este titular. Ya eldiario.es lo usaba en uno de sus titulares.

El juego de las sillas parlamentario pone a prueba la cohesión de Podemos y las confluencias

Y es que no era difícil establecer la clara relación entre el ‘infantil’ juego y que está sucediendo en nuestro país.

Tenemos cuatro grandes grupos que tienen que ponerse de acuerdo para gobernar el país y decidiendo quién tendrá una silla y quién se quedará en pie, entendiendo por silla todo puesto de poder.

Desde que los resultados de las votaciones se conocieron, todos han comenzado a hablar del juego. De las reglas. De estrategias. De cómo hacer. Incluso si había posibilidad de anularlo. Desde el 20 de diciembre hasta ayer 13 de enero cuando se otorgó el primer rol que dará lugar al inicio del juego: Patxi López como presidente del Congreso, así como sus vicepresidentes y secretarios

Pero ¿de verdad están jugando? A mí me parece más una obra de teatro. Unos que hacen como que bailan pero que no se apartan de la silla para arriesgarse a perderla. Actitud que se observa en las reacciones del PP tras la llegada de los nuevos participantes, o la disputa interna en el PSOE sobre aquello que debe hacer o no Pedro Sánchez.

Sin embargo, al igual que muchas veces se ha afirmado que los políticos corruptos no es más que un reflejo de nuestra España, afirmo que este no juego de las sillas es otro. Sí señores, son muchas las maniobras, triquiñuelas y comentarios que demuestran que en este país el sentido del juego limpio no existe.

Y si no miremos hacia el mundo empresarial. Un claro ejemplo es la cuota de autónomo que asciende este año lo que supondrá un pago mínimo de 267,04 euros al mes. A esta cifra, de mas de 3.000 euros al año se le deben sumar otros costes fijos como gastos de asesoría o el alquiler de la oficina y sus gastos en cada caso. ¿No es todo esto una gran barrera de entrada? Bajo mi humilde opinión, sí. Imposible hacer crecer el tejido empresarial cuando las políticas que se llevan a cabo sólo benefician a los que ya forman parte del juego.

Por último y no menos importante (al menos para mí) el mundillo del profesor de español. Que conste que soy la primera que apuesto por una formación adecuada del profesor, pero… ¡Claro que hay un pero! ¡Tres! Estoy cansada de leer y escuchar que sólo los filólogos pueden ejercer. Harta de preguntar por un master y sin saber nada sobre mí me digan que sólo los filólogos pueden tener acceso. Y más hasta el moño que pongan en duda mi capacidad por tener acento andaluz. ¿En qué mundo vivimos? ¿Dónde sólo unos pocos son los elegidos?

¡No tengan miedo! Se lo pido. Que si yo no soy suficiente os buscarán a vosotros. A los titulados. Viajarán a España para hacer cursos intensivos. O a Castilla para escuchar el castellano perfecto. No tengan miedo porque al menos conmigo comenzará el juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: